esen
23 March 2017 Categoría: Planeamiento Participativo, Noticias

Dosquebradas, ciudad climáticamente resiliente

Durante los días 15 y 16 de marzo se realizaron en Dosquebradas talleres para discutir las principales opciones que buscan un desarrollo resiliente al clima.

Dosquebradas, ciudad climáticamente resiliente
Este articulo fue publicado en El Diario el 21/03/2017

Dosquebradas tendrá que validar un modelo de adaptación al cambio climático a partir de herramientas como el Plan de Ordenamiento Territorial, identificación y promoción de soluciones para un desarrollo compatible con esta posible afectación ambiental.
Esto se concluyó en el marco del proyecto ‘Un enfoque participativo de toma de decisiones hacia la resiliencia al clima y desarrollo urbano inclusivo en América Latina” en el que participan tres ciudades latinoamericanas, entre ellas Dosquebradas como municipio piloto de esta iniciativa.

Este proyecto se realiza en el marco de la iniciativa Ciudades Resilientes al Clima en América Latina (CRC), un programa de investigación - acción desarrollado por la Alianza Clima y Desarrollo (CDKN), el Centro de Investigación para el Desarrollo Internacional de Canadá (IDRC) y la Fundación Futuro Latinoamericano (FFLA). El proyecto cuenta con el acompañamiento de la Universidad Tecnológica de Pereira y la Corporación Autónoma Regional de Risaralda, Cárder.  
 
No fue escogida la azar
“Nosotros no escogimos a Dosquebradas por azar, fue escogida por las particularidades de los problemas que tiene, por las capacidades de la gente, por pertenecer al Área Metropolitana y por el tipo de instituciones que tiene para trabajar articuladamente”, manifestó Manuel Winogrand, asesor y coordinador de Proyectos Alterra.
 
Ciudades seleccionadas
Las tres ciudades seleccionadas para el proyecto fueron Santa Ana en Salvador, Santo Tomé en Argentina y Dosquebradas, las cuales tienen poblaciones que varían de los casi 70.000 a 250.000 habitantes, todas atraviesan presiones relacionadas al rápido crecimiento urbano no siempre acompañado por procesos adecuados de planificación urbana a lo que se suman los desafíos de riesgo de desastres y cambio climático.

Por su parte, Jairo Leandro Jaramillo, director de la Cárder indicó que se debe seguir dándole más fuerza a este tipo de instrumentos, cuyos resultados obtenidos en este primer ejercicio esperan sean incluidos en las diferentes herramientas para el ordenamiento del territorio.

De otra parte, el ingeniero Francisco Uribe, jefe de Planeación de la UTP, manifestó que se está validando un modelo de adaptación al cambio climático para ciudades de rápido crecimiento, menores de 200 mil habitantes y a partir de ese modelo y una propuesta de acciones, habrá que entrar en una fase de plan de acción que se ejecute con las entidades involucradas y las comunidades comprometidas.

“Se trata de una mirada que diferentes instituciones están dando a nivel internacional al municipio de Dosquebradas, debido a su crecimiento y trabajo en el tema de la gestión del riesgo”, comentó Jhon Franklin Montes, director de la Diger

Related Articles

logo